Precio contador de luz Endesa

¿Cuál es el precio del contador de luz de Endesa?

El contador de luz es un aparato indispensable en un hogar si quiere tener suministro eléctrico. Además, es un buen aliado para ayudarte a pagar menos en tu factura gracias a la exactitud y precisión con la que calcula tu consumo real, un punto extra si quieres contratar una tarifa de discriminación horaria o si necesitas saber cuál es la potencia necesaria para tu consumo. Tanto Endesa como el resto de comercializadoras ofrecen un precio por la adquisición del contador de luz o su alquiler. No obstante, hay que subrayar que la comercializadora elegida por el cliente solo actúa de intermediario, ya que estos aparatos son propiedad de las distribuidoras, las empresas que hacen llegar el suministro hasta los domicilios

¿Alquilar o comprar el contador de luz? 

La gran mayoría de los usuarios deciden arrendarlo, por varias razones como no saber si van a residir mucho tiempo en esa vivienda o porque al adquirirlo en su totalidad el propietario tendrá que hacerse cargo de las revisiones, de su mantenimiento o cualquier contratiempo del aparato. En caso de alquiler, el precio del alquiler del contador de luz con Endesa y el resto de distribuidoras (tienen precios muy similares) se añade a tu factura de electricidad y es de 0,81€ por mes en el caso del monofásico (está regulado), lo que quiere decir, unos 10 euros anuales; y 1,36 euros por el trifásico (un poco más de 16 euros). En cambio para aquellos que decidan comprar un contador de luz con Endesa u otra compañía el importe rondará los 100 euros, como mínimo para una instalación monofásica y 150 euros para la trifásica. Pero no es lo más recomendable, como podéis ver es mucho más cómodo arrendarlo. Estos precios están fijados por el Gobierno de España, que los revisa cada cierto tiempo y los clientes podrán comprar su contador de luz en cualquier distribuidora como Iberdrola o Endesa al mismo precio. Ha habido bastantes quejas de la subida del alquiler del contador analógico al digital, ya que se ha pasado de cobrar 0,54 euros al mes a 0,81. 

El Gobierno español fijó entre 2018 y 2019 el momento de cambiar todos estos dispositivos (cerca de 28 millones por un importe de 4.000 millones de euros) por su versión digital, en los suministros menores de 15 kW, debido al aumento de denuncias de manipulación de los antiguos, menor rendimiento de las tarifas por horas o dificultades para que los clientes accedan a sus datos. Sin embargo, con el nuevo contador el cliente puede consultar esta información de dos formas: 

  • En el contador. Con la pantalla que tiene el aparato se pueden obtener algunos datos, aunque es complicado encontrarlos para el consumidor. Tocando un botón puede ver cuál ha sido su consumo en las horas puntas (1.18.1) y en las valles (1.18.2.), tenga o no contratada una tarifa de discriminación horaria. También tiene un piloto que parpadea dependiendo del consumo, a mayor consumo más parpadeos.
  • Su área de cliente dentro de la web de la comercializadora. Las compañías están obligadas a dar acceso a los usuarios a una parte de sus datos como la curva horaria. Esta zona es exclusiva y personal de cada usuario. Lo que muchas organizaciones de usuarios lamentan es que los clientes no tienen a su alcance todos los datos. Sin embargo, las distribuidoras sí, traspasando incluso la línea de intimidad de las familias, ya que pueden saber a qué hora hay personas en la casa, cuando están de vacaciones, etc.

 

El proceso de instalar el contador de luz en casa no tiene que tramitarlo los usuarios, su distribuidora se pondrá en contacto con él, mediante correo postal normalmente, para comunicarle cuándo se hará el cambio. Con estos nuevos contadores inteligentes ya no es necesario que un técnico acuda a los domicilios cada dos meses, ni es necesario que los usuarios manden su factura. Con este aparato los datos se envían en el acto pero esta no es la única ventaja que presentan también permiten realizar cambios de manera más rápida, como el de la potencia o solventar averías. Los fines de introducir estos aparatos en las casas son también ecológicos, se calcula que con ellos el próximo año se podrían reducir un 20% las emisiones, generar un 20% de energías renovables y  aprovechar un 20% más la eficiencia energética.

Si te preguntas cuánto cuesta poner un contador de luz de ese tipo tenemos buenas noticias, su instalación es gratuita porque es un decreto del Gobierno Español recogido en el Boe. Corre a cargo de las distribuidoras, que son las que en este caso se ponen en contacto con los habitantes de las zonas que abarcan y les hacen este cambio. Estas son las distribuidoras eléctricas del territorio español y su reparto: 

 

[table “214” not found /]

 

Por lo tanto, no importa qué distribuidora corresponda a tu vivienda, sea Endesa o cualquier otra, el precio del contador de luz será el mismo. 

Aunque para que los datos se envíen automáticamente no basta solo con tener un contador inteligente, sino que ha de estar “conectado” e “integrado” en el llamado sistema de telegestión. 

 

Dar de alta la luz

Estamos hablando mucho del precio del contador de luz pero hay que tener en cuenta que si este suministro no está dado de alta con Endesa o cualquier otra comercializadora dará igual tener un contador o no. Y este proceso, desgraciadamente, también tiene un coste. Desgranamos qué derechos tendrá que pagar alguien que necesite dar de alta la luz a continuación: 

¿Cuánto cuesta dar de alta la luz?

En primer lugar, solo hay que dar de alta la luz en caso de no tener suministro, si tienes pero deseas cambiar de comercializadora o de tarifa no será necesario darla de alto de nuevo. Si quieres saber cuánto cuesta dar de alta la luz con Endesa lo primero que debes conocer es que el precio es el mismo, sea cual sea la compañía que elijas para que tramite tus facturas: 

  • Derechos de enganche el importe es 9,04 € por actuación. 
  • Derechos de acceso que se elevan a 19,70 € por cada kW solicitado.
  • Mientras que los derechos de extensión solo habrá que pagarlos en el caso de que no esté hecha la instalación de la luz. Si la casa ya tuvo luz anteriormente pero se dió de baja no es necesario. Son 17,37 € por cada kW solicitado. 

Además, habrá que pagar también una fianza, que se devolverá cuando se dé de baja el suministro. Estos gastos van a parar a la distribuidora, que es la que hace la instalación y da el alta, no obstante, es habitual que el cliente no tenga ningún contacto con ella. Es la comercializadora elegida por el usuario la que se encargará de cobrarselo en la primera factura de luz que emita. 

Pagando este dinero podrá llevar iluminación a cualquier parte de su casa, por lo tanto, si tiene por ejemplo un garaje no tendrá que estar en la situación de nuevo de consultar cuánto cuesta poner la luz en ese emplazamiento. Lo cierto es que este trámite es sencillo y no suele haber excepciones, cuánto cuesta poner la luz en una casa de campo es el mismo gasto que una de ciudad si necesitan los mismos kW, no depende del lugar físico sino de las necesidades del domicilio. 

 

FAQ: 

¿Cuánto cuesta dar de alta la luz en Iberdrola? 

Como ya hemos repetido anteriormente, los gastos de los derechos que hay que pagar a la hora de dar de alta la luz no son impuestos por cada distribuidora o comercializadora. Están marcados por el Gobierno y son los mismos para todo el mundo. Después habrá que ver qué quiere contratar cada persona y serán más elevados o menos. Por lo tanto, si te estás preguntando cuánto cuesta dar de alta la luz con la compañía EDP, Endesa o Iberdrola, la respuesta es sencilla: exactamente lo mismo. 

Redactor

Escrito por Paula Morales

Actualizado el 18 Nov, 2020

Comentarios

star star star star star

Lee más sobre nuestra política de control y tratamiento de opiniones