Después de superar los estragos de la pandemia el sector inmobiliario tomó un renovado aire en 2022 que ha dejado muy buenos números. 

Las fluctuaciones en los precios de los combustibles, inestabilidades políticas y vientos de guerra forman un ambiente volátil de cara al 2023. Sin embargo se respira un buen ambiente, hay optimismo; veamos por qué.

Análisis del sector inmobiliario

El sector inmobiliario muestra una cara incierta en el venidero 2023. Según Fincapp y algunos analistas. El BCE está tomando ciertas medidas monetarias que causarían recesión en algunos países de la unión, medidas que deberían ser moderadas.

Las mismas son provocadas por los procesos inflacionarios a consecuencia de la situación en Ucrania, no por un aumento en el consumo. Los analistas piensan que si las medidas son drásticas podrían ser contraproducentes y piden actuar con mesura. Sugieren que hasta que no cese el conflicto no bajará la inflación.

Estiman que puede haber una baja en las operaciones de compra-venta de inmuebles y algunos ajustes. Recordemos que en España, casi un 40 % del ingreso mensual de una familia se va en el pago de hipoteca.

Compraventa

En cuanto a la adquisición y venta de bienes inmuebles todo apunta a que se mantendrá el ritmo en este último trimestre. Hubo un alza en las operaciones de compra y estos indicadores estiman que se mantendrán para lo que queda de año.

Tal vez haya una pequeña desaceleración en este rubro, pero claramente el cierre superará los números del 2021, un año difícil. Es posible que al cierre de este año haya menos operaciones pero las ventas se mantendrán, y eso es un buen indicio de lo que vendrá.

Estabilidad

Hay un grupo de analistas que prevén una baja de precios producto de los ajustes a las tasas de interés por parte del BCE. Cada vez que el interés sube un punto, los precios disminuyen un 5 %, fenómeno que se mantendría para 2023-2024.

El impacto de estos ajustes se acentúa debido a que se hace con precios en alza y con tasas de interés bajas. Se estima que habría un alza en los precios y en el número de transacciones, panorama que podría cambiar para el segundo trimestre de 2023. Esto indica una ralentización de las operaciones para ese período.

El aumento en los precios de los inmuebles este año ha sido más bien moderado, por lo que una bajada brusca no sería factible. A pesar de que se prevé un alza de precios, se sigue ofertando, incluso superando los precios del mercado. Hay bancos ofreciendo tasas fijas de interés menores al 2 %.

En el caso de bienes de segunda mano los precios en el sector inmobiliario tienden a mantenerse, no así en los nuevos. En este renglón los ajustes al alza se producirán a causa del aumento en materiales, insumos y combustibles.

Inversiones

Invertir es la opción más segura porque no abundan muchas oportunidades para atreverse a arriesgar. En ese sentido Barcelona es una plaza bastante sólida que augura buenos números para el año venidero.

Es posible que los actuales conflictos no se resuelvan en muchos meses, aun así los analistas avizoran oportunidades. Recomiendan seguir trabajando fuertemente y con los ojos puestos en los indicadores.

2023

El horizonte se ve prometedor para Fincapp en el sector inmobiliario, a pesar de las subidas de los costos, insumos y la escalada bélica. En lo que todos coinciden es en una ralentización de las ventas, más no en una caída estrepitosa. 

Comentarios

bright star bright star bright star bright star grey star