En Europa los inquilinos de cada vivienda deben contar con una certificación energética. Se trata de un documento que, tal como lo indica su nombre, se encarga de reflejar la demanda energética de un inmueble en condiciones de ocupación.

Cabe destacar que, en este documento se evalúan las diferentes áreas que necesitan electricidad. Entre ellas:

  • Ventilación
  • Iluminación
  • Calefacción
  • Refrigeración

¿Cómo obtener una certificación energética?

Para obtener tu propia certificación energética solo basta seguir dos simples pasos:

  1. Buscar y contratar un técnico o entidad certificada y autorizada en tu zona de residencia.

Luego de investigar, debes solicitar una cita para que el técnico visite tu vivienda.

Durante esta visita, el técnico realizará un croquis, tomará medidas, revisará materiales e inspeccionará las instalaciones de calefacción y climatización.

Al concluir con la revista, este agrega datos a un programa informático y aportará la calificación energética. También hará recomendaciones de mejoras, entre otras cosas.

En este punto, AUDIENER es una de las mejores opciones. Tras 20 años de experiencia, esta compañía está calificada como una de las principales especialistas en gestión y ahorro energético.

  1.   Registrar el certificado

Una vez que la compañía te ofrezca el certificado energético, deberás llevarlo hasta los órganos competentes de tu comunidad autónoma. Estos verificarán que todo esté correcto y en orden.

Finalmente, una vez registrado y aprobado, la etiqueta energética será expedida.

¿Cómo se califica la certificación energética? 

La certificación energética está calificada en: A, B, C D, E y G. Gracias a estas letras los encargados de llevar el orden puedan saber con exactitud el consumo energético de los usuarios.

Es relevante saber que la letra A representa el máximo grado de eficiencia y así sucesivamente, llegando a la letra G la cual representa las viviendas menos eficientes.

¿Para qué sirve el certificado energético?

Primero que nada, para brindar conciencia a los individuos que viven en el hogar. Gracias a esta certificación las personas involucradas sabrán el porcentaje de su consumo eléctrico anual.

Por otra parte, se trata de un documento legal y obligatorio que todo español debe poseer. Además, gracias a la evolución de la consciencia humana y con el nuevo proyecto de rehabilitación ambiental, este certificado formará parte de los requisitos indispensables.

La certificación energética y la rehabilitación energética 

La rehabilitación energética se ha vuelto muy popular, en especial en Europa. Se trata de un conjunto de actuaciones que pueden ser realizadas en fachadas, instalaciones y cubiertas de casas y edificios. Dicha rehabilitación se hace con el fin de reducir la factura de la luz y el consumo de energía. Además, gracias a sus características también puede mejorar el confort y estilo de vida de las personas.

Otras de las ventajas que trae consigo este movimiento son:

  • Reducir la demanda y consumo de la energía eléctrica
  • Incorporar energías renovables
  • Disminuir las emisiones de CO2
  • Solucionar los problemas de humedad
  • Revalorar la vivienda en el mercado

Por supuesto, para aplicar la rehabilitación energética es necesario realizar una serie de reparaciones costosas, pero necesarias. Cabe destacar que la validez de este certificado será de 10 años. La excepción son aquellos calificados en G cuya validez es de 5 años.

¿Te ha gustado este artículo? ¿Vives en España y no sabes dónde obtener tu certificación energética? Si es así te invito a que estrés a esta web. Aquí encontrarás a profesionales especialistas en el tema dispuestos a ayudarte. Obtén ya tu certificación energética.

Comentarios

bright star bright star bright star bright star grey star